Web 3.0 ¿Qué es? – Definición, Ejemplos y Características; La Web 3.0 (Web3) es la tercera generación de la evolución de las tecnologías web. La web, también conocida como World Wide Web, es la capa fundacional de cómo se utiliza Internet, proporcionando servicios de sitios web y aplicaciones.

La web 3.0 sigue evolucionando y definiéndose, por lo que no existe una definición canónica y universalmente aceptada. Sin embargo, lo que está claro es que la Web 3.0 hará hincapié en las aplicaciones descentralizadas y utilizará ampliamente las tecnologías basadas en la cadena de bloques. La Web 3.0 también utilizará el aprendizaje automático (machine learning) y la inteligencia artificial (IA) para ayudar a potenciar aplicaciones más inteligentes y adaptables.

La transición de la web original, la Web 1.0, a la Web 2.0 tardó más de 10 años, y se espera que se tarde el mismo tiempo, si no más, en implementar y remodelar completamente la web con la Web 3.0.

Si se sigue la tendencia de cambio desde la Web 1.0, un proveedor de información estática en el que la gente leía los sitios web pero rara vez interactuaba con ellos, hasta la Web 2.0, una web interactiva y social que permite la colaboración entre usuarios, cabe suponer que la Web 3.0 cambiará tanto la forma en que se hacen los sitios web como la forma en que la gente interactúa con ellos.

Web 3.0 ¿Qué es? – Definición, Ejemplos y Características

¿Qué son la Web 2.0 y la Web 3.0?

La web 2.0 y la web 3.0 se refieren a las sucesivas iteraciones de la web, en comparación con la web 1.0 original de los años 90 y principios de los 2000. La Web 2.0 es la versión actual de Internet (término que suele utilizarse indistintamente con la web) con la que todos estamos familiarizados.

¿Qué es la Web 3.0?; La Web 3.0 o Web3 es la tercera generación de la World Wide Web. Actualmente es un trabajo en curso, y es una visión de una Web descentralizada y abierta con mayor utilidad para sus usuarios.

Web se refiere a la World Wide Web (WWW), el sistema central de recuperación de información de Internet. La sigla WWW solía preceder (y a menudo sigue haciéndolo) a una dirección web y era uno de los primeros caracteres que se escribían en un navegador web cuando se buscaba un recurso específico en línea.

Se atribuye al pionero de Internet Tim Berners-Lee la acuñación del término World Wide Web para referirse a la red global de información y recursos interconectados mediante enlaces de hipertexto.

Resumiendo ¿Qué es Web 3.0?

  • La Web 2.0 y la Web 3.0 representan iteraciones sucesivas y avanzadas de la Web 1.0 original de los años 90 y principios de los 2000. La Web 2.0 es la versión actual de la web que todos conocemos, mientras que la Web 3.0 representa su siguiente fase, que será descentralizada, abierta y de mayor utilidad.
  • Innovaciones como los teléfonos inteligentes, el acceso a Internet móvil y las redes sociales han impulsado el crecimiento exponencial de la Web 2.0.
    La Web 2.0 ha perturbado los sectores que no han sabido integrar el nuevo modelo de negocio basado en la web.
  • Los rasgos que definen la Web 3.0 son la descentralización, la falta de confianza y de permisos, la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático, y la conectividad y la ubicuidad.

Web 1.0

Berners-Lee fue pionero en el desarrollo de Internet en 1990, cuando era informático en el CERN.

En octubre de 1990, Berners-Lee había escrito las tres tecnologías fundamentales que se convirtieron en la base de la web, incluido el primer editor/navegador de páginas web (WorldWideWeb.app):

  • HTML: HyperText Markup Language, el lenguaje de marcado o formato de la web
  • URI o URL: Identificador o localizador uniforme de recursos, una dirección única utilizada para identificar cada recurso en la web
  • HTTP: Protocolo de Transferencia de Hipertexto, que permite la recuperación de recursos enlazados en la web

A mediados de los años 90, la introducción de navegadores web como Netscape Navigator dio paso a la era de la Web 1.0. Era la época de las páginas web estáticas recuperadas de los servidores, muy lejos de los contenidos sofisticados que se dan por sentado hoy en día.

La mayoría de los usuarios de Internet de aquella época estaban encantados con la novedad de funciones como el correo electrónico y la recuperación de noticias en tiempo real. La creación de contenidos estaba aún en pañales y los usuarios tenían pocas posibilidades de utilizar aplicaciones interactivas, aunque esto mejoró a medida que la banca y el comercio en línea se hicieron más populares.

Web 2.0

La Web 2.0 se refiere a un cambio de paradigma en el uso de Internet. En los últimos 15 a 20 años, las anodinas páginas web de la Web 1.0 han sido completamente sustituidas por la interactividad, la conectividad social y los contenidos generados por los usuarios de la Web 2.0. La Web 2.0 hace posible que los contenidos generados por los usuarios sean vistos por millones de personas de todo el mundo prácticamente en un instante; este alcance sin precedentes ha provocado una explosión de este tipo de contenidos en los últimos años.

El crecimiento exponencial de la Web 2.0 se ha visto impulsado por innovaciones clave como el acceso a Internet móvil y las redes sociales, así como por la casi ubicuidad de potentes dispositivos móviles como los iPhones y los dispositivos con Android. En la segunda década de este milenio, estos desarrollos permitieron el dominio de aplicaciones que ampliaron enormemente la interactividad y la utilidad en línea, como Airbnb, Facebook, Instagram, TikTok, Twitter, Uber, WhatsApp y YouTube, por nombrar algunas.

El fenomenal crecimiento de los ingresos de estas plataformas dominantes ha convertido a muchas de las empresas centradas en la Web 2.0 -como Apple, Amazon, Google, Meta (antes Facebook) y Netflix- en una de las mayores empresas del mundo por capitalización bursátil (incluso existe un acrónimo para ellas: FAANG).

Estas aplicaciones también han impulsado el crecimiento de la economía colaborativa, al permitir que millones de personas obtengan ingresos a tiempo parcial o completo conduciendo, alquilando sus casas, repartiendo comida y comestibles, o vendiendo bienes y servicios en línea.

La web 2.0 también ha sido tremendamente disruptiva para ciertos sectores hasta el punto de ser una amenaza existencial para algunos de ellos. Se trata de sectores que no se han adaptado al nuevo modelo de negocio centrado en la web o han tardado en hacerlo, siendo el comercio minorista, el entretenimiento, los medios de comunicación y la publicidad los más afectados.

Web 3.0 Definición

Como definición podemos decir que la Web 3.0 representa la siguiente iteración o fase de la evolución de la web/internet y podría ser tan disruptiva y representar un cambio de paradigma tan grande como la Web 2.0. La Web 3.0 se basa en los conceptos básicos de descentralización, apertura y mayor utilidad para el usuario.

Berners-Lee ya expuso algunos de estos conceptos clave en la década de 1990, como se indica a continuación:

  • Descentralización: «No se necesita el permiso de una autoridad central para publicar algo en la web, no hay un nodo central de control y, por tanto, no hay un único punto de fallo… ¡y no hay un «interruptor de apagado»! Esto también implica estar libre de censura y vigilancia indiscriminada».
  • Diseño ascendente: «En lugar de que el código sea escrito y controlado por un pequeño grupo de expertos, se desarrolla a la vista de todos, fomentando la máxima participación y experimentación».

En un artículo de 2001, Berners-Lee analizó el concepto de lo que denominó «web semántica».

Los ordenadores no tienen un modo fiable de procesar la semántica del lenguaje (es decir, averiguar el contexto real en el que se utiliza una palabra o frase). La visión de Berners-Lee para la Web Semántica era estructurar el contenido significativo de las páginas web y permitir que el software realizara tareas sofisticadas para los usuarios.

La Web 3.0 ha ido mucho más allá en características del concepto original de la Web Semántica tal y como la conceptualizó Berners-Lee en 2001. Esto se debe en parte a que es muy costoso y monumentalmente difícil convertir el lenguaje humano -con todos sus sutiles matices y variaciones- en un formato que pueda ser fácilmente comprendido por los ordenadores, y a que la Web 2.0 ya ha evolucionado sustancialmente en las últimas dos décadas.

Web 3.0 Características

Aunque todavía no existe una definición estandarizada de la Web 3.0, tiene algunas características que la definen:

Descentralización: Este es un principio básico de la Web 3.0. En la Web 2.0, los ordenadores utilizan HTTP en forma de direcciones web únicas para encontrar información, que se almacena en una ubicación fija, generalmente en un único servidor. Con la Web 3.0, como la información se encontraría en función de su contenido, podría almacenarse en múltiples ubicaciones simultáneamente y, por tanto, estar descentralizada. Esto acabaría con las bases de datos masivas que actualmente tienen los gigantes de Internet, como Meta y Google, y daría un mayor control a los usuarios.

Con la Web 3.0, los datos generados por recursos informáticos dispares y cada vez más potentes, como teléfonos móviles, ordenadores de sobremesa, electrodomésticos, vehículos y sensores, serán vendidos por los usuarios a través de redes de datos descentralizadas, lo que garantizará que los usuarios mantengan el control de la propiedad.

Sin confianza y sin permisos: Además de la descentralización y de estar basada en el software de código abierto, la Web 3.0 también será sin confianza (es decir, la red permitirá a los participantes interactuar directamente sin pasar por un intermediario de confianza) y sin permisos (lo que significa que cualquiera puede participar sin la autorización de un órgano de gobierno). Como resultado y una de las características principales, las aplicaciones de la Web 3.0 se ejecutarán en blockchains o en redes descentralizadas entre pares, o en una combinación de las mismas; estas aplicaciones descentralizadas se denominan dApps.

Inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático: En la Web 3.0, los ordenadores serán capaces de entender la información de forma similar a los humanos, mediante tecnologías basadas en conceptos de la Web Semántica y el procesamiento del lenguaje natural. La Web 3.0 también utilizará el aprendizaje automático, que es una rama de la inteligencia artificial (IA) que utiliza datos y algoritmos para imitar cómo aprenden los humanos, mejorando gradualmente su precisión. Estas características de la web 3.0 permitirán a los ordenadores producir resultados más rápidos y relevantes en una serie de áreas como el desarrollo de fármacos y nuevos materiales, frente a la mera publicidad dirigida que constituye el grueso de los esfuerzos actuales.

Conectividad y ubicuidad: Con la Web 3.0, la información y los contenidos están más conectados y son más ubicuos, ya que se accede a ellos a través de múltiples aplicaciones y con un número cada vez mayor de dispositivos cotidianos conectados a la red; un ejemplo de ello es la Internet de los objetos.

¿Cómo funciona la Web 3.0?

Con las tecnologías Web 1.0 y Web 2.0, el lenguaje de marcado de hipertexto (HTML) define el diseño y la presentación de las páginas web. El HTML seguirá siendo una capa fundacional con la Web 3.0, pero la forma de conectar con las fuentes de datos y el lugar donde éstas residen podría ser algo diferente a las generaciones anteriores de la web.

Muchos sitios web y casi todas las aplicaciones de la era de la Web 2.0 dependen de algún tipo de base de datos centralizada para suministrar datos y ayudar a habilitar la funcionalidad. Con la Web 3.0, en lugar de una base de datos centralizada, las aplicaciones y servicios hacen uso de una cadena de bloques descentralizada. Con blockchain, la idea básica es que no hay una autoridad central arbitraria, sino una forma de consenso distribuido.

Un ideal de gobierno emergente dentro de la comunidad de blockchain y la Web 3.0 es el concepto de organización autónoma descentralizada (DAO). En lugar de tener una autoridad central que gobierne las operaciones de una plataforma, con una DAO, las tecnologías y comunidades de la Web 3.0 proporcionan una forma de autogobierno en un intento de enfoque descentralizado.

La Web 3.0 también funciona fundamentalmente con la criptomoneda, más que con la moneda fiduciaria. Las finanzas y la capacidad de pagar por bienes y servicios con una forma de pago descentralizada se habilitan en la Web 3.0 con el uso de criptomonedas, que se construyen y habilitan sobre la tecnología blockchain.

Tanto la Web 1.0 como la Web 2.0 se construyeron principalmente con el espacio de direcciones IPv4. Como característica fundamental y como consecuencia del crecimiento masivo de la web a lo largo de las décadas, en la Web 3.0 se necesitan más direcciones de Internet, que es lo que proporciona IPv6.

Potencial y dificultades de la Web 3.0

La Web 3.0 tiene el potencial de proporcionar a los usuarios una utilidad mucho mayor, que va mucho más allá de las redes sociales, el streaming y las compras en línea que constituyen la mayoría de las aplicaciones de la Web 2.0 que utilizan los consumidores. Capacidades como la web semántica, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, que están en el centro de la Web 3.0, tienen el potencial de aumentar en gran medida la aplicación en nuevas áreas y mejorar enormemente la interacción con el usuario.

Características fundamentales de la Web 3.0, como la descentralización y los sistemas sin permisos, también darán a los usuarios un control mucho mayor sobre sus datos personales. Esto puede ayudar a limitar la práctica de la extracción de datos -que se refiere a la información recopilada de los usuarios de la web sin su consentimiento o compensación- y a frenar los efectos de red que han permitido a los gigantes de la tecnología convertirse en casi monopolios mediante prácticas de publicidad y marketing explotadoras.

Sin embargo, la descentralización también conlleva importantes riesgos legales y regulatorios. La ciberdelincuencia, la incitación al odio y la desinformación ya son difíciles de vigilar y lo serán aún más en una estructura descentralizada debido a la falta de control central. Una web descentralizada también dificultaría mucho la regulación y el cumplimiento de la ley; por ejemplo, ¿Qué leyes de un país se aplicarían a un sitio web específico cuyo contenido está alojado en numerosas naciones del mundo? ¿Quién va a regular esto?, sin duda la demanda de ciberseguridad crecerá con la Web 3.0.

Aplicaciones de la Web 3.0

Con el blockchain como base, la Web 3.0 permite la existencia de un número creciente de nuevos tipos de aplicaciones y servicios, entre los que se encuentran los siguientes:

  1. NFT. Los tokens no fungibles (NFT) son fichas que se almacenan en una cadena de bloques con un hash criptográfico, lo que hace que la unidad del token sea única.
  2. DeFi. Las finanzas descentralizadas (DeFi) son un caso de uso emergente de la Web 3.0 en el que la blockchain descentralizada, esta aplicación se utiliza como base para permitir los servicios financieros, fuera de los confines de una infraestructura bancaria centralizada tradicional.
  3. Criptodivisas. Las criptodivisas, como Bitcoin, son aplicaciones de la Web 3.0 que crean un nuevo mundo de moneda que pretende separarse del mundo histórico de la moneda fiduciaria.
  4. dApp. Las aplicaciones descentralizadas (dApps) son aplicaciones de la web 3.0 que se construyen sobre blockchain y hacen uso de contratos inteligentes para permitir la prestación de servicios en un enfoque programático que se registra en un libro de contabilidad inmutable.
  5. Puentes entre cadenas. Hay múltiples cadenas de bloques en el mundo de la Web 3.0, y permitir un grado de interoperabilidad entre ellas es el dominio de los puentes entre cadenas.
  6. DAOs. Las DAO están llamadas a convertirse en las entidades organizadoras de los servicios de la Web 3.0, proporcionando cierta estructura y gobierno en un enfoque descentralizado.

¿Cuál es un ejemplo real de cómo la Web 3.0 podrá ofrecer una mayor utilidad al usuario?

Por ejemplo, si estás haciendo planes para unas vacaciones a los hoteles mas lujosos del mundo y tienes un presupuesto limitado, actualmente tendrías que pasar horas buscando vuelos, alojamiento y alquiler de coches, recorriendo numerosos sitios web y comparando precios. Con la Web 3.0, los motores de búsqueda inteligentes o bots podrán cotejar toda esta información y generar recomendaciones a medida basadas en tu perfil y preferencias, ahorrándole horas de trabajo.

¿Buscas realizar un máster en ciberseguridad online?.-Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en el mundo de la ciberseguridad, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo de la seguridad informática, estudia un curso o Máster especializado online. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Web 3.0 ¿Qué es? – Definición, Ejemplos y Características», te animamos a estudiar un Máster en Ciberseguridad para convertirte en un verdadero experto de la seguridad en internet! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Internet » Web 3.0 ¿Qué es? – Definición, Ejemplos y Características
Doctrina Qualitas